mércores, 30 de setembro de 2015

Doloroso silencio


Papá, mamá: Me ejecutarán mañana de mañana. Quiero daros ánimos. Pensad que yo muero pero que la vida sigue.
 
Recuerdo que en tu última visita, papá, me habías dicho que fuese valiente, como un buen gallego. Lo he sido, te lo aseguro. Cuando me fusilen mañana pediré que no me tapen los ojos, para ver la muerte de frente.
 
Siento tener que dejaros. Lo siento por vosotros que sois viejos y sé que me queréis mucho, como yo os quiero. No por mí. Pero tenéis que consolaros pensando que tenéis muchos hijos, que todo el pueblo es vuestro hijo, al menos yo así os lo pido.
 
¿Recordáis lo que dije en el juicio? Que mi muerte sea la última que dicte un tribunal militar. Ese era mi deseo. Pero tengo la seguridad de que habrá mucho más. 
¡Mala suerte!
 
¡Cuánto siento morir sin poder daros ni siquiera mi último abrazo! Pero no os preocupéis, cada vez que abracéis a Fernando, el niño de Mary, o a Manolo, haceros a la idea de que yo continúo con ellos. Además, yo estaré siempre con vosotros, os lo aseguro.
 
Una semana más y cumpliría 25 años. Muero joven pero estoy contento y convencido. Haced todo lo posible por llevarme a Vigo. Como los nichos de la familia están ocupados, enterradme, si podéis, en el cementerio civil, al lado de la tumba de Ricardo Mella. 
 
Nada más. 
 
Un abrazo muy fuerte, el último.
 
Adiós papá, adiós mamá.
 
Vuestro hijo: José Humberto




Septiembre del 75 
Documental


Al  Alba


2 comentarios:

Para navegar cómpren dous remos...